Hermandad de San Juan Evangelista

San Juan Evangelista
Emblema
San Juan Evangelista
Penitente
San Juan Evangelista

Titulares

San Juan Evangelista
San Juan Evangelista

En la presente escritura ya se constata un rasgo distintivo de nuestra Hermandad: la fundación se lleva a cabo por personas mayores de 18 años y menores de 25, por lo que podríamos señalar que fue la primera institución accitana juvenil conocida en su historia, de ahí que haya siempre estado vinculada la Hermandad de San Juan con los jóvenes, evocando el hecho de ser este apóstol el menor en edad de los Doce. Así pues, este documento dota a nuestra Hermandad de este carácter peculiar desde sus inicios.

En este mismo documento, se expresa que se instituye y funda de nuevo la Hermandad; ello da lugar a pensar de su existencia con anterioridad, al igual que parece ocurrir con otras hermandades y devociones accitanas, en las que se produce una serie de traslados de las cofradías desde la Ermita de San Sebastián a Santiago, incluidas las imágenes, por estar la antigua ermita situada y fundada dentro de los límites parroquiales de la Iglesia de Santiago, al otro lado de la rambla de Baza. Además, la Parroquia de Santiago acogía a dichas hermandades de San Sebastián para desfilar todas juntas en la madrugada del Viernes Santo, horas del amanecer en la que la actual Hermandad de San Juan Evangelista en el siglo XVII hacía su Estación de Penitencia, según consta en sus constituciones. Precisamente en este sentido, la Bula dada en Roma en 1616 por su S.S. el Papa Paulo V, a instancias del Rey Felipe III y el Obispo D. Nicolas Valdés de Carriazo, crea la Hermandad de Ntra. Sra. de Túnez y San Torcuato, que ya existía al menos desde 1614 a 1663. La Hermandad celebraba sus cabildos en la Ermita de San Sebastián de Guadix y la fiesta anual en honor de sus titulares en el Santuario de Face Retama. Se estructuraba en cuatro cuadrillas bajo las advocaciones de San Torcuato, Ntra. Sra. de Túnez, San Miguel y San Juan Evangelista.

La Hermandad acudirá de forma anual a su cita hasta mediados del siglo XVIII, fecha en la que existe una decadencia general para las cofradías accitanas. En 1780 un grupo de fieles de la Parroquia de Santiago emiten un escrito al Obispo de Guadix que declara "habiendo visto con el más vivo dolor que en la procesión que en el Viernes Santo por la mañana sale de dicha Parroquia no hubo Hermandad propia del señor san Juan Evangelista a cuyas expensas saliese su imagen sin que concurriese alguno de los hermanos que han quedado de su antigua Hermandad a cuidar de este culto y su principal obligación...", solicitando del prelado su permiso y licencia para fundar de nuevo o restablecer dicha Hermandad, mandando "se nos entregue los libros, demás efectos de su antigua fundación". Así, pues, el 24 de abril de 1789 tiene lugar la refundación en la parroquia de Santiago. Las nuevas constituciones son aprobadas por el obispo Fray Bernardo de Lorca y Quiñones el 8 de julio de 1789. Es de gran valor que esté Libro de actas que se conserva en la Parroquia, y que será digitalizado en breve y puesto en disposición el original en el Archivo Diocesano, recoge la historia ininterrumpida de la Hermandad desde esa fecha hasta 1936.

Pero hemos de destacar que ya en 1782 existe una reunión de las hermandades de Guadix para organizar la Semana Santa que había quedado en las décadas anteriores en una gran crisis, quedando nueve hermandades: tres en Santiago (Nazareno, Crucificado y San Juan), dos en San Francisco (Oración en el Huerto y la Vera Cruz) y dos en Santo Domingo (Magdalena, y Santa Cruz).

 En 1790 la Cofradía hace estación de penitencia con gran entusiasmo debido a las donaciones que se le hacen: cruz de guía en plata, trono realizado en pan de oro, guiones, sello y escudo bordado con hilos de plata y oro de 1762 recuperado.  En 1792, nuestra Hermandad recibió "la Santa Visita" el 25 de septiembre, haciéndose presente el Sr. Obispo Fray Bernardo de Lorca y Quiñones. Llegamos al año 1793 y encontramos en el principio de la página que se llamaba por primera vez "Venerable Hermandad del Señor San Juan Evangelista". Encontrándose en el año 1799 completamente restablecida, tanto en el aspecto humano como en el material y espiritual.

En 1813, al poco tiempo de que las tropas de Napoleón se marcharán de Guadix, vemos en el libro de actas cómo se reunieron los miembros de nuestra Hermandad para continuar con la labor que habían emprendido allá por 1789.

Del Trienio Liberal informan las actas cómo incide negativamente en la Cofradía, disminuyendo los devotos y los ingresos, pero se mantiene a pesar de los muchos problemas. La desaparición del Convento de San Agustín, durante la regencia de María Cristina, la supresión del Corregimiento de Guadix, el rumor de que desaparecería nuestra Diócesis, la dejadez de los distintos hermanos, etc.. hacen posiblemente que la Semana Santa Accitana decaiga bastante y no encontremos actas de Cabildos hasta 1840. La desamortización del ministro Mendizábal constituirá un nuevo obstáculo a la vida de las cofradías penitenciales y sacará a subasta las escasas posesiones que la Hermandad tenía en propiedad.

Como podemos ver en las actas desde 1840 a 1843, que coinciden con la Regencia de Espartero, la Hermandad atraviesa por serios problemas, hasta la segunda mitad del siglo XIX, en la que la Semana Santa accitana en general se revitaliza gracias al apoyo e impulso dado por el obispo Domínguez y Valdecañas.

Encontramos en las actas un nuevo periodo de decadencia, señalando que los hermanos se van borrando, cada vez hay menos dinero para acudir a las necesidades. El 22 de mayo de 1927 se dan nuevas constituciones y se decide subastar la palma de San Juan entre todos los cofrades asistentes a la procesión.

Más tarde la República y la Guerra Civil suponen un nuevo contratiempo. Finalizada la contienda, la Cofradía se organiza en 1940 a iniciativa de los antiguos hermanos, teniendo lugar la refundación oficialmente en 1942.

Ya a partir de 1951, la procesión se hace con regularidad, saliendo en la noche del Miércoles Santo, algunos años, e incluso un Martes Santo un año. Para ello se arregla un antiguo trono de alpaca realizado en Madrid, en los talleres de Santa Rufina. La imagen era portada por 14 horquilleros que vestían trajes "de época" de la Orden de San Juan. Posteriormente se le añadirían al trono unas ruedas de diligencia que en el siglo XIX hacían el trayecto Guadix-Granada.

A partir de 1965 la Hermandad pasa por diversas dificultades, sobre todo económicas: tenía 37 hermanos, de los que solo 12 pagaban sus cuotas. La Cofradía deja de salir en 1971, sólo por un año. José Sánchez Martínez y el resto de la junta de gobierno deciden convocar a niñas ("las sanjuaneras") para que salieran en la procesión, vestidas de blusa y falda blancas y capa roja. También se suprimió la costumbre de que los cofrades casados abandonaran la hermandad. En 1979 la Hermandad arregla el paso para que sea portado por horquilleros.

En 1989 se celebra con gran éxito, la conmemoración del segundo centenario de la refundación de la Hermandad.

Esta Hermandad del Viernes Santo accitano por la mañana es por lo tanto la cofradía de penitencia más antigua de las que actualmente procesionan en Guadix: misma imagen conservada, atribuida a por algunos expertos, a Diego de Mora (1658-1729); misma hermandad con constituciones-estatutos en todo momento, con actas, nombre de hermanos mayores, fiscales, mayordomos de modo ininterrumpido; misma jornada de procesión. Así pues, un rasgo distintivo de nuestra Hermandad de San Juan Evangelista, que la hace única, es que procesiona la misma imagen desde sus inicios.

La imagen de San Juan Evangelista es una obra anónima del siglo XVII y propiedad de las Madres Clarisas Franciscanas de Guadix. Dicha imagen se encuentra catalogada por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico con código 78969.

El 19 de marzo de 1997, la talla de San Juan se traslada desde el convento de las Clarisas, donde siempre había permanecido, a la parroquia de Santiago, y tras la marcha de las religiosas clarisas franciscanas de Guadix en 2019, se produce la cesión de la Imagen por las mismas a la Hermandad de San Juan Evangelista para que siempre permanezca en la Parroquia de Santiago.

Destaca, por su valor histórico y sentimental, un pecherín bordado con hilos de seda, plata y oro sobre tela de seda color verde-claro, en el que figura un águila bicéfala coronada (1762), realizado por las religiosas franciscanas Clarisas y Abadesas Sor Isabel y Sor María Teresa de Cánovas.
[ Leer más ]

Galería de imágenes

Información

Sus orígenes parecen remontarse al siglo XVII. Se conocen unos estatutos del año 1963, donde se toma como Abogada y Patrona a Ntra. Sra. de los Ángeles, aprobados por el obispo Juan de Villace y Vozmediano.

En 1789, se redactan las nuevas constituciones, aprobadas por el obispo Fray Bernardo de Lorca. En 1997, la imagen se traslada desde el Monasterio de las Clarisas a la Parroquia de Santiago.

El titular es una obra anónima del S. XVII, de candelero, que procesiona con túnica blanca y capa de terciopelo granate con bordados de Francisco García (1996).  Destaca el pecherín bordado con hilos de seda, plata y oro en el que se figura un águila bicéfala coronada (1762).

El paso está realizado en los Talleres de los Hermanos Jiménez de Baza (1985), con cartelas de alpaca plateadas.  Destacan los respiraderos con bajos relieves en pan de plata  y los guardabrisas, ambos tallados en madera de cedro, así como el guión corporativo, bordado en oro y plata sobre terciopelo rojo de M. Pérez Vicente (2008).